Blogia

BUCANERITA

Jaula de oro

Jaula de oro

A veces me pregunto por esa alegría, ese estar siempre de broma, esa vitalidad de agotar los segundos bailando o de cualquier otra forma...Se pierden tantas cosas...Ahora , con la edad, me viene a ráfagas, pero hay pausas y no quisiera que las hubiera.

 

Un soplo la vida, un instante que no se puede sujetar. Nací para ser un ave en libertad, y, al mirar atrás no me arrepiento de las cosas porque deduzco que todo tiene una razón de ser; pero si me entristece la cautividad.


Como el ratón al queso puesto en una ratonera, se acude a la jaula de oro donde la puerta está abierta; pero al cruzar su umbral, unas cuchillas cortan las alas, que quedan fuera. Allí, para remplazarlas haces un nido amorosamente, y pasas la vida contemplándolo con amor hasta que, un buen día, te lo arrebatan. Entonces empiezas a dar vueltas, a intentar encontrar la salida.


Las aves también sueñan, y te crecen unas alas nuevas; pero al salir al mundo ya perdiste la noción de la vida. Y en los vuelos vas dando tumbos que hieren tus alas hasta ya no poder levantar de nuevo el corto vuelo.


Otra vez, cerca de la puerta, quedas acurrucada sin saber que hacer, da igual que ya te dejen la puerta abierta, dan igual los fríos, o el calor que te despierta. Sólo queda una espera sin esperanza.

 

Sakkarah

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Tristeza

Tristeza

Me siento triste, laxa, sin ganas de caminar.

No es que no desee nada, es que no puedo desearlo.

 

Sakkarah

Vacío

Vacío

En los días vacíos, la vida pasa como si nada fuera con nosotros. Lo malo que son momentos perdidos que nunca volverán. Da pena dejar pasar el tiempo sin llenarlo de algo que merezca la pena.

Sakkarah

No quisiera...

No quisiera...

No quisiera tenerte encarcelado
simplemente pretendía verte enamorado.
Eres el sueño de mis noches,
las horas de mis días...
Por ti se que existo,
que tengo un corazón,
que soy sensible.
He corrido mucho en este tiempo,
he vivido demasiado interiormente.
Me he equivocado diariamente
y más contigo,
pero eso sirve para no idealizar el amor.
No quisiera ser un ideal,
simplemente quisiera que me necesitaras a tu lado,
que al verme fueras feliz,
que tu cara se iluminara cuando aparezco.

Quería ser para ti un apoyo en tu camino,
un instante de serenidad,
un lago de calma a tu vivir diario.
Pero también,.
la estrella que iluminara tus noches,
el sol que te diera felicidad,
la piel que te hiciera sentir.

Si yo hubiera sido un sueño de amor...
un hada de tus campos,
sirena de tu mar de sentimientos,
si yo hubiera sido tu amor...

No pretendo ser piedra en tu camino,
ni tristeza en tu corazón,
sólo...se feliz, amor

Sakkarah

El lugar

El lugar

El lugar estaba sin ti, pero conoció tu presencia. Escasos minutos, mientras el café iba adentrándose en tu paladar.

Hoy en este espacio se siente un gran vacío. El silencio se sucedió a las rodadas de tu coche. Has dejado una estela de tristeza, pues no puedo estar a tu lado, y me cuesta vivir en tu ausencia.

Te quiero.

Si algún día...

Si algún día...

Si algún día te marchas, de mi no te alejas. Te llevo tan enraizado en este corazón, que nunca saldrás de él. Tu puedes alejarte de mi, puedes olvidarme. Para ti dejaré de existir. Incluso olvidarás mi nombre.

Estarás diluido en la naturaleza y en el universo entero, porque allí donde mis ojos se posen, se que te encontraré. Se que mire a donde mire te veré.

Ilógico también es encontrar explicación a este sentimiento que hay dentro de mi. Un sentimiento que no muere aunque me hayan abandonado. Un sentimiento que no destruye el silencio más profundo. No le encuentro explicación y nadie la encontraría, pero sé que todo en esta vida la tiene. Y lo más misterioso es lo más bello.

Sakkarah

Nubes

Nubes

Nubes en la mirada,
y guirnaldas de esperanza
colgadas en el aire.

Invisible y sentido beso,
que hace que mi mano
se tienda hacia la nada,
queriendo atrapar caricias que vagan.

Un ave bate las alas
hasta estremecer las hojas del árbol.
Intento hacer el mismo movimiento,
y solo sostengo fantasía en mi espalda.

Tu corazón no se estremece.
Soy el polvo que levantan tus pies cuando caminas,
y…no te enteras

Sakkarah

La vida...

La vida...

La vida transcurre llena de color de sentimientos
en el camino angosto que lleva a nuestra felicidad, que por difícil,
promete primaveras de pasiones cotidianas a tu lado.
El árbol que va cubriendo los altibajos que nos trae el tiempo,
florece para nosotros en un arranque de brillante belleza que nos empuja

Sakkarah

En un soplo de viento

En un soplo de viento

En un soplo del viento, hecha brisa azul en el espacio, se posó a sus pies. Las suaves manos alcanzaron la flor con ternura. El roce de sus pétalos en ellas, le hicieron sentir un leve escalofrío, presagio de un incierto acontecimiento cercano.

El sentimiento de incertidumbre hacia el misterio sacudió su corazón, haciendo que distraídamente cerrara la mano. Un pétalo se desprendió dejando púrpura entre su dedos. La flor había cumplido su cometido pactado con las estrellas.

De cada punto purpúreo, casi imperceptibles a la vista, surgieron rayos de luz de plata cargados de sueños. Por sus estelas, unicornios y hadas se daban cita trajinando ilusiones.

Su mirada extasiada vivía admiraba cada bello sentimiento que la vida, ante si, le iba presentando. Su sabio corazón, conmovido, le susurraba la alegría de lo arcano.

Sakkarah

Eres...

Eres...

Eres cielo cuando mis ojos alzo,
y serpenteas como agua bajo mis pies,
haciendo arrumacos en ellos.

Tu voz es lluvia que apaga mi sed,
diluvio amado.
Nostálgica ciudad de ensueños
en la que penetro cada noche.
Clan de letras en instrucción
para ambientar el amor.

Me envuelve tu risa.
Hice una estancia para tu descanso
y en ella te amo en silencio.

Sakkarah

El amor no tiene edad

El amor no tiene edad

El amor nunca termina, no tiene edad.


Felipa se hacía cruces, ¡lo que ve el que vive!, Pedro juega al dominó con los demás ancianos, pero ya no se atreve ni a levantar la vista de las fichas. Ella, mientras sigue bordando, recuerda los recientes acontecimientos que le llevaron a esa situación, y menea la cabeza con pena.

Felipa no hace bien el punto de cruz, pero sus dibujos son llamativos. Los demás ancianos siempre se interesan por ellos, y ella muestra orgullosa lo poco que sabe hacer. Casilda siempre la mira con desdén y jamás se le ocurrió echarles una mirada. ¡Claro!. ella es una mujer muy culta, muy leída y escribida, como diría Felipa. Debe ser que eso la hace sentirse superior, y no se da cuenta que la humanidad se mide por sentimiento y sabiduría, no sólo por cultura.

El caso es que Pedro era muy dicharachero con todas las ancianas, y le gustaba pasarse a ver los bordados de Felipa, teniendo para ella siempre una palabra amable. Casilda que siempre está con veinte ojos puestos en todas, le empezó a enviar mensajitos a Pedro, amenazándole con retirarle su amor. Como esto no era suficiente se los mandaba también a Felipa acusándola de casquivana.


Pedro ya dejó de ser el mismo, cada vez que ve a Felipa, baja la vista temeroso. Ya no mira sus bordados. Felipa sonríe con pena pensando que Casilda no es mujer para Pedro. No se puede cortar la libertad de esa manera, no se puede retener el amor con el miedo. Ella también tiene celos de su Mariano cuando se le va la vista detrás de las otras ancianas. A veces se ha sentido enfadada, pero nunca se metió con ellas y tampoco quiso que Mariano las dejara de mirar.


Sigue bordando mientras le da vueltas a la cabeza, diciéndose que tanta cultura no enseña a tener principios, ni a saber comportarse. La prueba la tiene en Casilda, la de los anónimos, la que le gusta disfrazar la letra, pero a Felipa no la engaña, ¡pues menuda es ella!. Se conforma pensando que al menos su Mariano se mueve con libertad y la ama aunque mire a las otras. Lo de Pedro ya es harina de otro costal, no sabe si querrá mucho a Casilda, pero tiene seguro que le convertirá en un calzonazos.

 

Sakkarah

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Siempre un hueco a mi lado.

Siempre un hueco a mi lado.

Siempre un hueco a mi lado, el lugar que ocupa, mi compañía invisible que no me deja estar sola. Con él no hay un espacio en blanco en mi mente.

De su mano, el arco iris se pone tan cerca, que uno es capaz de poder perderse en el. No hay momentos malos para mí, no hay tristeza en él que nuble nuestro espacio, Su sonrisa todo lo abarca haciendo que aun en la bruma, el paisaje esté totalmente vivo. Su mirada todo lo trasciende, todo lo analiza, mientras yo sólo soy capaz de admirarle.

Intento ver lo que me rodea, sabiendo que nada se fija en mi mente, solo su rostro, su figura. La música, que en mi todo lo mueve, se hace silenciosa a mi oído; sólo su voz en mi grabando y rubricando el corazón. Su tacto trazando sueños en mi cuerpo, tatuándolos para mi recuerdo.

Mi vida, mi amor, mi todo.

Sakkarah

Suspiro un instante

Suspiro un instante

Suspiro de un instante,

y mi mirada sigue plana, allí en el horizonte.

Quiero trepar a la copa del árbol,

donde el amor no me alcance.

Mi cadera ceñida de soledad,

y mi espalda alada en la huída.

Voy a derribar las torres

que alzaron el sentimiento a mi corazón.

La danza empieza para romper el embrujo,

mientras mis ojos, otra vez, se clavan en su palabra.

En tanto lo asolo, tu mano alcanza la puerta de mi corazón

Sakkarah

En la bifurcación...

En la bifurcación...

En la bifurcación del camino le dio la mano a su amor.

Al mirar, dos puntos diminutos se alejaban.

Aurora levanto su mano diciéndoles adiós, la vida marcaba una etapa diferente.

Los hechos son los que indican la realidad,

y ella no retiró su mirada hasta que esos puntos traspasaron la línea mágica del horizonte.

Se repitió sus dos palabras con insistencia: voluntad...Fuerza y voluntad.

Sakkarah

Ya no azotan...

Ya no azotan...

Ya no azotan las aguas, ni me sacude el viento.
Extraña en un lugar desconocido
Todo lo miro, en todo me entretengo.
La vida vuelve siempre entre las venas.

El misterio me atrae, me quita tiempo.
En vuelo intento desnudarle, se resiste.
Sabe que ello me acapara, me seduce.

Si el secreto se confirma,
si capaz es de abrir mi puerta
Sería la orgía del cielo, o del averno.

Perdida estoy entre los muros del hielo
A mi encuentro vienes, y espero.
Me perderé del todo cuando el hielo se derrita.

Sakkarah

Hoy te soñé

Hoy te soñé

 

Hoy te soñé al cerrar los ojos,

y allí dejé guardada tu imagen.

Ahora voy a vivir, pero después vuelvo.

Sé que no te puedes escapar,

te anudé con espumas de mar.


Ya mis oídos están saturados

de ruidos de coches, de palabras vacías,

de las sirenas de las fábricas de soledades;

pero poco importa.

Aquí estoy otra vez a tu lado,

y la armonía de tu voz me envuelve

hasta llegar al dulce sueño.


Despertar.....debo despertar,

pero no me olvido

de prenderte a mi pensamiento

con imperdibles de estrellas.

Sakkarah

Hay palabras...

Hay palabras...

Hay palabras que al leerlas duelen . Hacen daño en lo más profundo. Un daño irreparable.

Queda la conciencia limpia, y el sentimiento que no muere en un día, ni en muchos.

Sakkarah

Extraño...

Extraño...

Extraño el sol sobre mi piel, un paseo en soledad por el campo, el recuerdo de una caricia. Quisiera sentir la tibia brisa rozando mis mejillas. Una sorpresa, una letra, unas palabras quedas al oído...

Atrapada en esta apatía que me ata, y resta vitalidad. Me encuentro en una cárcel de barrotes trazados por mi imaginación. Espero al carcelero con las llaves para abrir la puerta, y la instancia que me de la libertad; pero sé muy bien que todo está abierto, que las calles me esperan, que una mirada me busca.

Yo aquí, ciega, amarrada, y confusa. Sujeta a unas letras que me pierden en quimeras, y me apedrean con recuerdos. Son hostiles a mi libertad, y yo, sumisa, en su vaciedad me extiendo, y me pierdo.

Sakkarah

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Llenaba sus ojos de amor.

Llenaba sus ojos de amor.

Llenaba sus ojos de amor para el recuerdo
Quedaba cada rasgo de su cara en la retina
El amor es frágil, y golpeó contra el suelo
La sombra se apoderó de todo
Ella guardó su corazón roto, y caminó despacio.
Nunca más entregaría su amor a los fantasmas
Nunca más aceptaría una sombra gigante.
Él marchaba en pos de su quimera
y ella sólo pudo desearle mucha suerte.

Sakkarah

En un soplo del viento...

En un soplo del viento...

En un soplo del viento, hecha brisa azul en el espacio, se posó a sus pies. Las suaves manos alcanzaron la flor con ternura. El roce de sus pétalos en ellas, le hicieron sentir un leve escalofrío, presagio de un incierto acontecimiento cercano.

El sentimiento de incertidumbre hacia el misterio sacudió su corazón, haciendo que distraídamente cerrara la mano. Un pétalo se desprendió dejando púrpura entre su dedos. La flor había cumplido su cometido pactado con las estrellas.

De cada punto purpúreo, casi imperceptibles a la vista, surgieron rayos de luz de plata cargados de sueños. Por sus estelas, unicornios y hadas se daban cita trajinando ilusiones.

Su mirada extasiada vivía admiraba cada bello sentimiento que la vida, ante si, le iba presentando. Su sabio corazón, conmovido, le susurraba la alegría de lo arcano.

Sakkarah

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres