Blogia
BUCANERITA

El fuerte viento...

El fuerte viento...

El fuerte viento de la vida va desnudando mi alma. Sin protección me expongo, tanto a los rayos de luz solar, como a las brumas. La lluvia de mis ojos de nube regó senderos intransitados, y cada tormenta me sacudió, y zarandeó sin piedad. Aún en pie, trato de sostenerme en el corto espacio que el tiempo ya me brinde.

Mis manos intentaron amasar ternuras, quedando vacías al escapar el aire entre sus dedos. Se entrelazan una a otra, apoyándose en su soledad.

Dañada fui en cada comparación. Ni cielo, ni agua. Tierra árida donde las flores no crecieron.

El alma no tiene piel que se pueda acariciar, pero mil alfileres se van clavando en ella, dándole la forma de un sentimiento.

Sakkarah

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Sakkarah -

Me gusta esa comparación que has hecho.

Muchos besos.

Alberto -

Una vez en el chat de poesía una chica me dijo que una mujer puede ser como un desierto en flor a veces árida, y a veces un oasis. Ya ves, lo mal que se puede pasar andado por el desierto, pero que alegría más grande cuando te encuentras su oasis.

Un beso Sak.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres